Info. pacientes Investigación Docencia Info. profesionales Agenda ¿Quiénes somos? Enlaces de interés
     
Cartera de servicios

BIOPSIAS CUTÁNEAS


La práctica de una biopsia cutánea es muy frecuente en Dermatología. Consiste en obtener un fragmento de piel de tamaño variable (desde 3 milímetros a pocos centímetros) de una lesión o erupción cutánea  con el objetivo de establecer  o confirmar su diagnóstico. La fácil accesibilidad de la piel, la rapidez en la realización de las biopsias y les escasísimas complicaciones justifican el hecho de que  la práctica de biopsias cutáneas sea una práctica rutinaria en Dermatología.

Les biopsias se realizan para el estudio de múltiples procesos inflamatorios y también tumorales (benignos o malignos) y la su realización no implica que es sospeche un tumor maligno. Las biopsias pueden realizarse con un sacabocados (punch) o una hoja de bisturí (extirpación en huso). Suelen ser de poca profundidad, pero incluyen todas las capas de la piel.

Una vez practicada la biopsia, esta es incluida habitualmente en formol y posteriormente en un bloque de parafina, un material que permite dar un soporte adecuado para que la biopsia pueda ser cortada, y teñirla con colorantes específicos (hematoxilina-eosina) para poder ser posteriormente examinada al microscopio.  

 

Info. enfermedades
Consejos prácticos
Curas y tratamientos dermatológicos

Técnicas diagnósticas

Biopsia cutánea

Dermatoscopia

Examen con luz de Wood

Examen directo al microscopio

Fototest o fotoprueba

Inmunofluorescencia directa

Microscopia confocal

Prick test y variantes

Pruebas diagnósticas en las urticarias

Pruebas epicutáneas

Prueba del fotopatch